Anuncios

Marketing, publicidad, relaciones públicas y tecnología aplicada a la comunicación

Archivo de la etiqueta: product placement

Si llevar a la gran pantalla La Legopelícula fue una gran maniobra comercial de la marca, lo que se vio en la última ceremonia de los premios Oscar le va al paso. Contextualicemos: la película de Lego era una de las grandes candidatas a ser nominada a Mejor Película de Animación en los premios de la academia. Sorprendentemente la nominación no llegó, por lo que Philip Lord, productor y guionista, tuvo este momento brillante en forma de tweet.

Oscar Lego

Pero a lo que sí fue nominada fue a Mejor Canción Original, así que aprovechando el momento en el que Tegan & Sara salieron a cantar el tema “Everything is awesome” de su banda sonora, aprovecharon para hacer un poco de ruido alrededor de la marca.

En concreto, aprovecharon el mismo recurso de la estatuilla de Lego para repartir unas cuantas entre los nominados. Un detallito que les proporcionó un montón de ruido mediático y social. Si no tienes tu oportunidad, mejor constrúyetela.

oscar lego

Lego oscar oprah

Anuncios

Estamos a una semana de Navidad. Los belenes ya están montados (o de camino a estarlo) y cada uno de ellos es totalmente distinto al que puedas ver en otras casas. Cada familia crea un belén a su antojo, tirando de diferentes figuras y de lo que tengan por casa.

Y en ese contexto (como en casi todos) las marcas han hecho su aparición.

http://elnacimientodelproductplacement.com/

La agencia Neolabels ha creado la web llamada El nacimiento del product placement.

En ella, nos podemos encontrar algunos de los sustitutos habituales de las figuritas del Belén, sirviendo como homenaje para todos aquellos planificadores junior de apariciones de productos en los montajes caseros. Eso sí, nadie podrá superar el mío hecho Tortugas Ninja y un Tiranosaurio en el papel de ángel anunciador.


Por alguna razón en ocasiones nos olvidamos de que gran parte de la publicidad molesta a las personas.

Desde hace unos años el emplazamiento de producto se ha mostrado como un buen aliado para las marcas. En la sociedad en la que vivimos la gente ya parece anestesiada ante la publicidad y parece que posee mecanismos de defensa para ignorar toda la que no sea relevante. Por esta razón en los años 80 se empezó a poner en boga otra vez esta medida, con la cual se podía incluir la marca o el producto en programas de televisión, cine, etc… las posibilidades son tan infinitas como las que ofrece el propio medio en sí. En cualquier serie o película aparecen cientos de productos de una manera natural y se pueden introducir otros tantos de una forma que no suponga algo extraño. El problema es cuando sí lo supone.

Parece que nos hemos olvidado de que el product placement es una medida efectiva para hacer publicidad sin que parezca que es publicidad. Una medida para aprovechar que las marcas están integradas en la vida diaria (mira en este momento a tu alrededor y cuenta cuantas marcas ves a primera vista). Cada vez más podemos ver programas o películas en los que se le intenta dar una relevancia tal al producto que evidencia que nos encontramos ante publicidad pura y dura. Primeros planos, incursiones sin venir a cuento, iluminaciones ridículamente evidentes… vamos, que parece que el producto está gritando: “Eh, soy publicidad. No me ignores”. ¿Desde cuando eso es publicidad?

Tal vez hemos perdido la perspectiva. Parece que se han dejado de hacer esfuerzos por integrar la publicidad de una manera no invasiva y hemos entrado al juego de “pon el logo en gigante lo primero”. Se supone que somos un sector creativo, pero a veces eso se pone en tela de juicio cuando lo mejor que podemos hacer para enmarcar un producto dentro de una escena es hacer un primer plano de un producto descontextualizado con una iluminación diferente a la del resto de lo que estamos viendo.

Ni mucho menos estoy en contra del emplazamiento de producto. Es más, me parece una buena manera de hacer una publicidad en televisión (o cine) que no crispe a la gente. El problema es cuando tiene tal preponderancia que se pierde todo al sentido. Sale perdiendo la marca. Sale perdiendo el programa. Sale perdiendo el espectador. Vamos, no gana nadie. Debemos hacer el esfuerzo por integrar las marcas o si no buscar otras vías para hacer publicidad. Todo en su justa medida, por favor.



A %d blogueros les gusta esto: