Marketing, publicidad, relaciones públicas y tecnología aplicada a la comunicación

Archivo de la etiqueta: lowe brindfors

Magnum pleasure hunt fue un verdadero hit desde el momento que apareció su primera versión. Un gran ejemplo de advergaming en el que, gracias a la tecnología html5, podías interactuar y jugar en distintas webs y vivir una modalidad de videojuego distinta.

Magnum pleasure hunt 3 arcade

La gente de Magnum y su agencia Lowe Brindfors acaban de dar a luz la tercera parte del juego, a la cual podéis acceder desde pleasurehunt3.mymagnum.com. Esta vez varían un poco los términos, partiendo de una especie de minijuegos con los que nuestra protagonista tendrá que salvar a su príncipe azul. Sea como sea, siempre son bienvenidas este tipo de propuestas.

Magnum pleasure hunt 3 duel

Encontrado en Adverblog.


El advergaming como casi todos sabéis trata de conjugar la publicidad con los videojuegos, dando un aliciente extra al consumidor para  entrar en contacto con esa marca. Se ha visto de todo, desde verdaderas maravillas a cutreces que sonrojarían a cualquiera. El ejemplo que os traigo es de los primeros y lo he he descubierto del genial blog Creativos sin ideas:

Magnum, en colaboración con la agencia sueca Lowe Brindfors ha creado el site Magnum Pleasure Hunt. En él tendremos que manejar una muchacha como si fuera un arcade típico para que pueda conseguir el máximo de helados posibles en su búsqueda del placer. La idea es muy básica, pero lo espectacular es la ejecución de la pieza: la ambientación es espectacular, los efectos geniales, el sonido mayúsculo y todo esto sin dejar de sorprender. Además se captaron los movimientos de una bailarina de ballet para darle verosimilitud al tema.

No dejaréis de correr por conocidas webs, interactuando con ellas de una forma nunca vista para conseguir vuestro objetivo. Una de las webs y de los videojuegos publicitario más currados de los últimos años.

Por cierto, los directores de arte de esta campaña son Patrik Westerdahl y Petter Lublin y el copywriter es Henrik Haeger. Me rindo ante ellos.



A %d blogueros les gusta esto: