Marketing, publicidad, relaciones públicas y tecnología aplicada a la comunicación

Archivo de la etiqueta: 15O

Pero vamos a ver, ¿qué elecciones nos esperan por delante si los partidos políticos parece que están de broma? Poco después del #prostituit del Partido Popular, toca la revancha por parte del PSOE. Sinceramente, los dos partidos más votados de España están buscando votos y apoyos tan desesperadamente que parece que se cachondean del electorado. Desprestigian lo que es una campaña política con una serie de acciones que están entre el ridículo y la tonteria.

Voy a lo que voy, porque la cosa tiene miga. A los lumbreras del partido socialista le hacen falta apoyos. Fieles, vamos. ¡Pues a fidelizar se ha dicho! Como si fueran un supermercado de barrio (dicho con todo el respeto), van y sacan una tarjeta de puntos a lo Travel Club. Y ahora lo digo: ¡con dos cojones! Anda que se han cubierto de gloria.

Y así, sólo inscribiéndote en la web, compartiendo contenidos o haciéndote voluntario puedes ganar maravillosos premios: desde un termo hasta un bálsamo labial. ¡Ole! Podéis ver este esperpento aquí.

A mí que me expliquen en que momento los partidos políticos dejaron de pensar que podían transmitir su ideología a través de los adeptos que quisieran hacerlo y se pusieron a hacerlo a través de “chantajes” (véase el entrecomillado) en forma de premios. No digo que no se pueda hacer (again), hablo de lo que esto dice de quienes lo ponen en marcha. Me da igual que lo vistan de que es una forma de premiar a sus adeptos o lo que quieran. Es hacer la política todavía más triste. Es evidenciar que todo está en venta. Ya no basta con que todos lo supiéramos, ahora parece que nos empeñamos en demostrarlo. Todo un poquito más triste. Todo un poquito peor.

Hay muchas cosas que se pueden vender y comprar, pero con estas cosas deberíamos ser un poco conscientes. Estamos jugando con mucha gente, con su presente y su futuro. Parece que no nos damos cuenta. ¿Qué será lo próximo? ¿Si das tu voto y domicilias tu nómina te regalamos un fabuloso molinillo de café? Por favor, estamos jugando con algo serio. Todos sabemos que un bálsamo labial de Rubalcaba es el sueño de cualquier persona, pero… ¿a qué precio?

Por cierto, para colmo de cachondeo para ganar una triste taza deberías compartir en lo que queda de campaña más de 200 contenidos (en el mejor de los casos) vía Facebook o Twitter. Encima de cachondearse de ti te lo ponen jodido, que tienen que pagarlo y el dinero se puede gastar en… bueno, ya sabemos en que se puede gastar. Ais.


En la lucha por la igualdad todavía hay muchos prejuicios que derribar. Uno de ellos es el apoyo público a determinadas causas por el qué dirán o por el simple hecho de que es más cómodo no decir nada que mostrar tu opinión real, aunque sea en pequeñas pildoritas. Me ha encantado esta acción de Saatchi & Saatchi Estocolmo porque hace posible exactamente esto: que la gente pueda dar pequeñas muestras de apoyo. Pequeñas muestras que no les cuestan nada, pero que poquito a poquito va apoyando a la normalización de una causa que día a día se está convirtiendo socialmente en lo que es: algo normal. Le pese a quien le pese.

En este caso es buscar apoyos para el Día del orgullo gay. Miles de personas, sea cual sea su preferencia sexual, salen a la calle a manifestarse por sus derechos y por estar orgullos de ser lo que son. Otras muchas, se lo piensan mejor, ya sea por imposibilidad de algún tipo o que no quieren mostrarse abiertamente a favor por el que dirán todos aquellos cerrados de mente que aún quedan por el mundo. Para estos últimos, hay una solución.

Éste autobús simboliza a toda la gente que apoya la causa, esté presente o no. Suma apoyos. Suma voluntades. Como pasa siempre, son todos los que están, pero no están todos los que son. En una época en la que cada vez estamos más únicos es necesario buscar adeptos a nuestras causas. Se ve con las redes sociales, se vio el pasado 15 de octubre y este ejemplo concreto se vio el pasado agosto en Suecia.

No os quepa duda que la gente se seguirá uniendo para defender sus causas, sea de la forma que sea. Internet nos ha dado este poder y, en consecuencia, este deber. Tenemos el deber de posicionarnos por lo que creemos que es justo, no sólo por lo que nos afecta a nosotros. El mundo es una red global en la que todos estamos intercomunicados. ¿No tiene sentido crear un mundo mejor para todos? Los prejuicios no llevan a ninguna manera.

Nuestra obligación es comunicar acerca de lo que creemos bueno, justo o interesante. Ya sea hablando, creando, o con un triste blog que de vez en cuando se pone reivindicativo ;)



A %d blogueros les gusta esto: