A veces, las palabras intentan tapar lo que los actos han dejado claro. Y, por desgracia, en ocasiones lo consiguen.

Es el ejemplo de esta campaña creada por la organización Vida Mujer, que nació de una “canción de amor” que popularizó el artista peruano Diego Dibos. Una canción teóricamente bonita, pero que escondía un terrible secreto.

Tras darse a conocer esta canción, se desveló que fue escrita por un asesino. Una carta para una mujer de la que abusó y a la que mató seis días después. Palabras que escondían un drama terrible. El hecho de interpretar un amor romántico tapaba una realidad muy turbia (ojo a las interpretaciones). Gran idea que demuestra que tenemos que ser conscientes de la realidad para ver mucho más allá de la superficie.

A LOVE SONG WRITTEN BY A MURDERER

Anuncios