Lo del cine en España es un cachondeo. Mientras muchas manifestaciones culturales (y otras que no lo son tanto) pagan un IVA reducido debido a su importancia para la sociedad, el cine no es una de ellas (probablemente, consecuencia de lo crítico que ha sido este sector con sus gobernantes). Es el caso por ejemplo del teatro, que paga un 10% de impuestos, en contraposición al 21% de IVA de los cines. Así que, para que esto no repercuta en los espectadores… ¿por qué no convertir el cine el teatro?

Así lo hicieron en su totalidad la gente de Cyranos McCann. Dos tipos, un mínimo diálogo y poco más. Por desgracia, la idea tiene la pinta de no tener más recorrido que el de los festivales, pero es ingeniosa y merece ser implementada en muchos sitios. Lástima cuando la publicidad sólo juega para sí misma y no para aportar a la sociedad. Aún así, mola.

Two Guys go to the Cinema

Anuncios