A veces comemos (y bebemos) por nuestros ojos. Y, con diseños como los que os traigo hoy, es imposible que no se os haga la boca agua. Aquí os traigo 20 ejemplos del valor añadido que le puede añadir el diseño a la cerveza. Así hasta casi da igual el sabor, ¿eh?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios