La marca de chocolatinas rumana ROM está harta de los tópicos y prejuicios que abundan sobre su país. Tras años luchando contra ellos, han decidido delegar esta tarea. Y, para hacerlo, nada mejor que conseguir un embajador que esté 24/7 pendiente de su trabajo: el Rombot.

Este embajador utiliza su inteligencia artificial para aprender de las búsquedas y la historia de los habitantes de Rumania, para poco a poco poder difundirla a cualquiera que se moleste en preguntar. La idea es de McCann Romania y la he visto en Ads of the world.

rombot

Anuncios