Hansaplast es una marca de vendas y derivados cuya labor es, obviamente, ayudar a curar las heridas de la gente. Uno de los focos de daños leves más típico son los niños y los parques infantiles, por lo que intentaron transformar una realidad amarga en un recuerdo dulce. Y lo hicieron a partir de las lágrimas.

A los pobres chiquillos magullados, primero les sanaron sus heridas y, luego, convirtieron sus lágrimas y sus historias en sonrisas por medio de una dibujante de miniaturas. Bonita y sencilla esta acción de Happiness FCB.

i-fell-off-my-horsei-tried-to-touch-the-clouds

Visto en Creapills.

Anuncios