El diminuto pueblo suizo de Graubünden es uno de esos lugares a los que viajar para estar en una paz y una calma totales. Tanto es así que, si el menor ruido aparece, todo el pueblo está enterado. Y no, no es una exageración.

Para demostrarlo, han puesto en marcha un concurso en el que para ganar un viaje al pueblo, simplemente tienes que llamar a su único teléfono público… y que nadie coja la llamada.

En una promo que durará seis días, confían tanto en la imperturbabilidad de su pueblo que ganará una estancia aquel que logre que no le cojan el teléfono. Sencillo, pero deja claro que es un destino perfecto para el relax. La idea es de Jung von Matt/Limmat.

The-Village-Phone-Promotion.jpg

Visto en Digital Buzz Blog.

Anuncios