La Brava es una cerveza afincada en la costa que lleva su nombre. Un lugar que, desde hace unos años, se ha asociado a Estrella Damm, con sus jovenzuelos modernos y guapos, sus chiringuitos idílicos y sus tópicos veraniegos. Vamos, una realidad publicitaria en toda regla. Pero el spot de la cerveza de la que hoy hablamos es otra cosa: es verano e invierno, mayores y jóvenes, feos y guapos, realidad y (no solamente) ficción. Autenticidad. Y por eso me encanta.

El ataque es claro y frontal a un formato de anuncio -y un competidor- que a muchos nos aburre. La idea es de la agencia Vimema.

spot la brava

Anuncios