Admitámoslo. Desde que comenzó el auge del e-mail y los medios electrónicos, sólo abrimos el buzón para recoger facturas y publicidad (bueno, también algún paquete de Amazon). Pero entre folleto y folleto, de vez en cuando se cuela alguna pieza interesante que se libra de la quema. Envíos que terminan convirtiéndose en parte del mobiliario de nuestra casa porque nos han parecido interesantes, divertidos u originales.

Aquí os dejo 20 ejemplos de marketing directo que seguro que os gustaría recibir.

Anuncios