Los insights propios y las tradiciones son tremendamente efectivos a la hora de crear campañas locales. Y si en Valencia hablamos de algo propio, hablamos de la paella. Algo tan típico que no se concibe que cualquier buen valenciano no sepa hacer una paella. Y, de ahí, nace una historia como El valenciano que no sabía hacer paellas.

La marca de arroz Dacsa y la agencia Kids nos traen este dramático corto que narra la historia de Romero, para promocionar su escuela de paellas. Un gran ejemplo de como un sentimiento local puede dar lugar a grandes piezas de comunicación, aunque sea una verdad dolorosa.

Arroz Dacsa

Anuncios