Para los que se nos atragantan los idiomas, Google Traslate es la panacea. No obstante, aunque es una herramienta muy completa, Google no ha centrado sus esfuerzos 100% en ella, por lo que no deja de tener fallos a la hora de hacer traducciones perfectas. Y aquí entra Elan Lenguages, otro traductor mucho menos conocido, que ha querido mostrar sus virtudes con una simple comparativa de capacidades: traducir una receta. Y esto es lo que pasó.

Siguiendo la receta paso a paso, se pueden ver “pequeñas” diferencias en la elaboración final. Una gran forma de mostrar la superioridad de un servicio sobre el otro ideada por JWT Amsterdam.

Taste the Translation

Visto en Wonderful Brands.

Anuncios