En muchos países latinoamericanos, levantar la cabeza implica ver cientos y cientos de antenas por satélite para la televisión. Aunque no ganen casi para lo mínimo, la tele no falta. Y Claro ha querido convertirlas en señales de progreso.

La marca dejó la superficie de sus antenas a artistas y artesanos para crear publicidad con respecto a lo que se podía ofrecer en cada casa. Así, tendrían una ayuda gracias a una publicidad exterior inusual. La idea es de Ogilvy Costa Rica.

señales de progreso signs of progress

Anuncios