Nunca he sido muy fan de los mappings, porque hubo una época en la que los sobreexplotaron como artificio visual y no como herramienta para desarrollar ideas. No obstante, me he encontrado de pura casualidad con este ejemplo que si los utiliza para aportar valor a lo que se quiere comunicar.

El proyector de ideas es una ocurrencia para Deutsche Bank con la que hicieron ver a todos aquellos que querían montar un negocio como podía llegar a ser gracias a la ayuda de las persianas de algunos locales vacíos. No será tan espectacular como otros, pero aquí la tecnología está al servicio de la idea y no al revés.

Deutsche Bank mapping

Anuncios