El Sport Recife-Náutico es uno de los partidos más problemáticos de la liga brasileña. En los últimos años, el encuentro siempre se ha saldado con incidentes violentos en la grada. Para evitarlo, desde el club buscaron una solución que impidiera a los fans meterse en problemas. Y esa solución pasaba por sus madres.

Para que no hubiese disturbios, el club contactó con las 33 madres de los aficionados más problemáticos del club local. Se ve que esto calmó los ánimos porque, por primera vez en años, no se vivió ningún incidente. La idea de Ogilvy Brazil ha tenido tanto éxito que ya están sopesando volver a llevarla a cabo.

Y es que donde está una madre, sobra un policía.

Madres guardias de seguridad

Visto en Adeevee.

Anuncios