Las marcas ya aprovechan cualquier cosa para hacer cualquier tipo de ruido mediático. Resulta que la pareja formada por Joel Burger y Ashley King decidió casarse y un diario estadounidense publicó la noticia con una foto de ellos posando con el logo de la franquicia de comida rápida. Esta foto llegó a ojos de la marca, que se ofrecieron a pagar todos los gastos del enlace Burger-King.

boda burger king

Para seguir con el cachondeo, la compañía remató la faena declarando: “Todo lo que les pedimos a cambio es que vivan felices para siempre. Y tal vez que el nombre de su primer hijo sea Chicken Fries “. Con la tontería, la repercusión de esto ha sido mundial. Aquí, quien no corre, vuela.

Visto en Hypeness.

Anuncios