El uso del e-mail para lograr tus objetivos comerciales es cada vez más frecuente en grandes y pequeñas empresas. Al no requerir una inversión excesiva, ser personalizable y posibilitar mediciones efectivas, es una gran herramienta para llegar a una audiencia con un ratio de éxito bastante aceptable. Nunca está de más tratar esta disciplina, así que aquí os dejo 10 consejos para realizar una campaña de email marketing exitosa:

mailrelay

  • Márcate objetivos: si no lo haces, las posibilidades de realizar una campaña efectiva disminuyen drásticamente y se limitan prácticamente al azar.
  • Planifica: importa tanto qué quieres decir, como cómo lo vas a decir o cuándo lo vas a decir.
  • Subordina el email marketing a tu estrategia de comunicación: no es algo aislado, sino que se enmarca dentro de algo más global.
  • No escatimes medios: si quieres que sea efectivo, destina un presupuesto a que lo sea. Al final, el emailing es como cualquier otra forma de llegar a tu público. Si inviertes dinero en otros medios, ¿por qué no en éste?
  • Habla con quien te quiera escuchar: trabaja siempre con una estrategia de doble opt-in. No hay nada mas molesto que recibir e-mails que no quieres recibir. Además, no querrás ser sancionado por spammer, ¿no? Además, debes segmentar bien. No es cuestión de lanzar mails a todo el mundo, sino a tu público objetivo.
  • Utiliza una herramienta adecuada: rastrea el mercado en función de tus necesidades. Hay montones de herramientas maravillosas, tanto de pago como gratuitas (por ejemplo, MailRelay es muy recomendable). Busca la que más te interese.
  • Piensa en tu receptor: ¿tú leerías el mail que estás mandando? Ponte en la piel de quien lo va a recibir y medita sobre si tú le prestarías atención a ese correo o lo mandarías inmediatamente a la carpeta de eliminados.
  • Ensayo y error: lo bueno del email marketing es que te permite medir la efectividad de los envíos. Fíjate en lo que funciona, en lo que no y actúa en consecuencia.
  • Dale la importancia que tiene: no le des menos valor que a otros medios sólo porque no sea algo especialmente glamouroso. Lo que se hace sin cariño tiende a percibirse peor por parte del usuario. Préstale atención a tus envíos.
  • Y después del mail, ¿qué?: por mucho que cuides tus envíos, si después enlazan a algo que no se relaciona con lo que has escrito, que no cumple las expectativas o que, directamente, da bajón, no vale de nada. El éxito de un mail no es que clicken en el enlace, sino que se lleve a cabo la acción para la que fue planificado.

Además de estos consejos, existen muchas voces expertas en este campo, así que nunca está de más conocer su opinión y escuchar lo que tienen que decir. Aprender una nueva técnica nunca está de más, así que ya estáis tardando.

Anuncios