The bigger, the better. Un clásico en publicidad que sigue funcionando.

La marca de equipamiento deportivo Oxford Fitness ha hecho hincapié en esta máxima para crear la cinta de correr más grande del mundo: la gran trotadora. Y ya que habían dado vida a semejante monstruosidad, que mejor que realizar un concursillo con ella y sus consumidores.

¿El premio? Una réplica en tamaño normal para quien aguantase más tiempo encima de esta cinta. Un reto para runners que es imposible que pasara desapercibido. La idea es de la agencia 10:10.

Giant trendmill

Visto en Ads Of The World.

Anuncios