Las subastas siempre tienen el mismo funcionamiento: quien más paga se lleva el objeto por el que se puja. O hasta ahora, porque la empresa cristalera Kosta Boda ha querido dar valor a los sentimientos que poseen los coleccionistas ante una obra de arte, creando la primera subasta en la que se paga gracias a las emociones.

Las reacciones del cuerpo son la moneda con la que se puja. A un mayor  emoción, mayor oferta y más posibilidades de llevarte la obra de arte.

Una nueva forma de dar valor al coleccionismo ideada por la agencia sueca Ellermore.

bid with emotions

Visto en Creative Criminals.

Anuncios