Hay vallas que son heroicas en si misma por el esfuerzo que conlleva montarlas. Ésta de Mr. Kipling es una de ellas: hecha a mano, con tiempo… y con muy buena pinta.

Para realizarla se utilizaron nada más y nada menos que 13.360 pasteles, elaborados todos en la pastelería anunciante. La idea la propuso JWT London.

Mr. Kipling

Visto en Adweek.

Anuncios