Los árbitros de tenis (entre otras cosas) tienen la difícil tarea de hacer callar a todo el mundo para que se puedan concentrar los jugadores. Partiendo de este simil, la gente de  Heineken ha regalado entradas para el US Open para la gente que sea capaz de tener esa capacidad.

Invitaron a subir a la silla del árbitro a los transeúntes y los que consiguieran poner silencio en una de las ciudades más ruidosas del mundo ganarían una entrada doble para el torneo del Grand Slam. Silence, please. La acción corre a cargo de Wieden + Kennedy.

US open referee

Visto en Ads Of The World.

Anuncios