Lo reconozco, le tengo una fobia irracional a Instagram (aunque lo utilizo). Entre otras cosas es porque la gente se dedica a sacar fotos a la comida en vez de interactuar con el resto de comensales y fomentar una diversión conjunta. En Coca Cola Chile han pensado en ello y, para solucionarlo, han creado una mesa que han bautizado como PhotoCoke.

Instalando una tableta y una impresora sobre unas cuantas mesas han conseguido que el centro de atención dejen de ser esas aburridas (¡aburridísimas!) fotos de comida y vuelva un poco el espíritu de grupo, pseudo polaroid incluída. No es una acción que cambiará el mundo, pero que si que ayuda a generar un mejor ambiente entre las personas que comen juntos. Buena idea de McCann Santiago.

Mesa cámara

Gracias a mi amigo Álvaro por pasármelo.

Anuncios