Por experiencia os digo que vivir lejos de tu lugar de origen es difícil. La morriña tiene un buen caldo de cultivo para prosperar y no puedes evitar echar de menos la comida, los paisajes, a los tuyos… La Casera se ha propuesto que un emigrante español se sienta como en casa a pesar de estar en Austria. Para ello, han llevado un trocito de su Málaga natal a Viena.

37 personas (más un perro), 3 kilos de sardinas y un chiringuito efímero se instalaron en la capital austríaca para emocionar a Ale en esta campaña de La Despensa. Algo, que cualquiera de los que nos pasamos la vida fuera de casa, agradeceríamos. Ya podrían traerme Vigo a Madrid.

Además, la campaña va más allá de esta acción,  ya que el 9 y el 10 de julio abrirá de manera efímera “La Casera Mensajera”: el primer servicio de mensajería gratuito para enviar buen rollo y un trocito de nuestro país a los que viven fuera. Estará situado en la calle Velarde 14 de Madrid.

La Casera Viena

Anuncios