La moda de las vending no cesa, aunque en el caso que nos ocupa el modo de utilizarlas es distinto a lo que había visto hasta ahora. Knacki ha transformado una máquina expendedora en el estadio de fútbol más pequeño del mundo.

El presionar el botón exterior, la máquina se abría. En su interior se encontraba el ex jugador belga Leo Van Der Elst, al que había que ganar en un partido con un balón del tamaño del producto. Fuera, ambientación futbolera pura. Curiosa esta idea de BBDO Belgium.

Smallest stadium

Anuncios