En muchos lugares del mundo, por desgracia, algunas personas no tienen los mismos derechos que la mayoría. Es el caso de las parejas homosexuales en países como Francia. Mientras las parejas heterosexuales tienen abierta la opción de casarse, para ellos está vetada.

Google siempre ha querido utilizar la tecnología para hacer mejor la vida de las personas. Para ello, va a intentar equiparar los derechos de las personas realizando bodas homosexuales vía hangout.

La idea es muy simple: conectar a las parejas francesas que quieran casarse con alguien que legalmente pueda hacerlo en Bélgica (país donde estos matrimonios están permitidos). Así pueden optar a un derecho que se les niega en su país de origen.

Tous unis por l egalite

Una buena (y justa) idea de Ogilvy PR París.

Anuncios