A primera vista no parece muy atractivo un anuncio de 45 minutos en el que, básicamente, sólo se ve a un tipo puliendo una carcasa,  pero en eso está su fuerza. A costa de crear el spot más aburrido del mundo, Leica ha plasmado su obsesión por los detalles.

Una de las cámaras más prestigiosas del mundo (la Leica T) ha mostrado como se consigue ese nivel de calidad. Pocos se atreverán a ver completo el anuncio, pero no cabe duda del proceso artesano que hay detrás de este gran producto.

Most boring ad

Anuncios