Todo comunica. Esto es una obviedad, pero hay marcas que todavía no son conscientes de esta realidad.

El packaging suele (o debe) ser una parte esencial a la hora de elegir un producto, pero no sólo porque visualmente nos atrae, si no por su uso. Si es importante, por ejemplo, el dispensador de un bote de ketchup, ¿por qué no iba a ser valiosa la forma de una caja de comida?

La empresa Super Gato acabó comprendiéndolo y actuando en consecuencia.

 super gato

Partiendo de un insight gatuno (estas mascotas se pirran por las cajas), JWT Costa Rica propuso a la empresa rediseñar el envase para convertirlo en un divertimento para los propios animales a la vez que contienen la comida. Ah, y de paso, ocupaban más espacio en el lineal de los comercios dotándoles de más visibilidad.

Un aumento de un 31% de las ventas y gatos más felices. Así sí.

Visto en Interactivity.

Anuncios