Para demostrar la precisión y el poderío de sus máquinas, Caterpillar han puesto en marcha los Build for it trials: una demostración palpable de habilidad técnica. Y como el simple hecho de demostrarlo es aburrido, lo han convertido en un juego.

En concreto, han echado una partida de 28 horas al Jenga más grande del mundo, con una torre de más de 7 toneladas y bloques de madera de casi 300 kilos.

La marca sigue un poco el camino de Volvo a la hora de hacer demostraciones de las capacidades de sus máquinas aportando un extra de entretenimiento. Aunque de momento sólo existe esta acción, estoy seguro de que pronto veremos más.

La idea es de Ogilvy & Mather New York. Eso sí, si se les llega a ocurrir jugar al Monopoly montan un complejo residencial.

Jenga maquinaria

Visto en Golem13.

Anuncios