Pocas cosas hay más molestas cuando te gastas tu buen dinero en el cine que aparezca alguien a fastidiarte la película con su comportamiento. Los que hablan, los que no paran de moverse, los que comen y beben haciendo ruido… todos ellos merecen un infierno aparte, pero ese es otro tema.

Hoy quiero mostraros la forma en la que Coca Cola ha hecho patente este problema en el cine haciendo partícipe a todos los espectadores de la película.

Para ello pusieron un croma en el hall del cine. En él grabaron al público de la película antes de que empezara para que luego, mediante el retoque digital, fueran insertados en un trailer. Los espectadores hechos protagonistas para lanzar luego un sencillo y claro mensaje: “Por favor, guarde silencio durante la película”.

Una gran manera de buscar la complicidad con el mensaje evidenciando el problema.

Una buena idea de Saatchi & Saatchi Copenhaguen.

Cine Dinamarca

Visto en Adverve.

Anuncios