Hace tiempo que los que trabajamos (y no necesariamente hablo de los que cobran un sueldo) en publicidad estamos calentitos. Las condiciones del sector distan mucho de ser buenas y, como en muchos otros trabajos, existe una gran carga de trabajo no remunerada como se merece.

Estamos hartos de ver lugares donde no te pagan o lo hacen míseramente, que te venden que vas a aprender y luego te abandonan a tu suerte o que creen que las personas viven de acumular horas de oficina. Es evidente que en profesiones que se nutren de gente con cierto grado de vocación (como casi todas las creativas) se aprovechan de esto. No obstante, últimamente en Tago Art Work o en Yorokobu se ha hablando de este tema con mucho tino.

coglioneno

Esto viene a cuento porque en Italia se ve que pasa lo mismo que en España y el colectivo ZERO ha creado un vídeo que evidencia lo “idiotas” que somos poniendo como ejemplo una situación similar pero en otras profesiones.

La cosa no parece que vaya a cambiar, pero tenemos derecho a nuestra pataleta. Al fin y al cabo no debería ser tan raro, ¿no?

Adoro la publicidad, pero cuando te gusta tanto algo estás en una posición de vulnerabilidad en la que te encuentras sumamente desprotegido. Y, en este momento, estamos más desprotegidos que nunca. No sé si por idiotas o, simplemente, porque estamos enamorados de una profesión muy cruel. Al final esta situación no es ni buena para las personas ni para el trabajo.

Visto en Viralmente.

Anuncios