Entre oriente y occidente siempre han existido grandes diferencias. Esto hace que muchas empresas salgan escaldadas a la hora de iniciar su aventura empresarial en el otro lado del planeta porque no son capaces de adaptarse a las preferencias locales. 

La marca francesa Domyos ha querido unir su conocimiento europeo con las costumbres asiáticas y, para aterrizar en oriente, han creado un deporte que une lo mejor de cada casa: el tai-chip-hop.

Una mezcla entre tai-chi y hip-hop que une el reconocimiento de lo local y la curiosidad de lo foráneo. Una fusión de culturas atrevida, pero  efectiva. Al fin y al cabo, si te vas a vivir a otro lugar, aunque tengas tus costumbres también tienes que adaptarte a las propias del lugar.

Domyos

Visto en Creativity online.

Anuncios