Imagínate la tesitura. Estás en el cine, alegremente dispuesto para ver una película, cuando de repente todas las luces se apagan. Todo se queda totalmente a oscuras. No es lo más raro del mundo, pero de repente… pasa algo. Algo que te pondrá los pelos de punta.

 

Esta acción la ha elaborado Age Isobar para la promoción de la película de terror Frightening october III. A pesar de que está bien traída y muy bien ejecutada, probablemente se pase dos pueblos a la hora de llevar a la gente a su terreno. Al fin y al cabo, la gente va al cine para pasar miedo de forma vicaria y no de forma real. Esperemos que nadie padeciese del corazón.

 Últimamente la publicidad, con la excusa de sorprender y ser original, tiende mucho al susto. Bien hecho puede ser un arma interesante, pero si se sobrepasa cierto límite… da miedo pensarlo. ¿Tú qué piensas sobre utilizar el terror como excusa creativa a estos niveles?

Publicidad terror

Lo he visto en Creative Guerrilla Marketing.

Anuncios