De vez en cuando las marcas nos sorprenden con alguna innovación de esas que ayudan a que el mundo sea un poquito mejor. En esta ocasión Nike es una de esas marcas al patentar una bola de golf que ayuda a reducir los niveles de CO2 del aire y, por lo tanto, el calentamiento global.

Al golpear la bola, unas microcápsulas en su superficie se deforman y provocan una reacción en cadena que consigue que absorba el dióxido de carbono. Ya te puedes dejar de preocupar por tu par y empezar a hacerlo por el planeta. A ver si se comercializan pronto.

Golf against global warming

Podéis echar un ojo al documento de patente aquí. Yo lo he visto en Cooking ideas.