Si hay un campo al que casi todas las marcas de un cierto prestigio se han querido unir es al del arte. Y no hay mejor forma de hacerlo que predicando con el ejemplo. Para presentar el nuevo Lexus IS 300, la marca de coches de lujo quiere conceptualizar su Art is motion lo más fielmente posible: prueba de ello es que ha convertido el movimiento del vehículo en arte.

Art in a car

Según la velocidad y los movimientos del Lexus, se va generando uno de los retratos del artista español Sergio Albiac en el navegador. A más rápido se dan pinceladas menos precisas y viceversa. Si se usa el motor de gasolina surgen colores cálidos y si se usa el eléctrico, fríos. Esto hace que en cada viaje se puedan generar obras únicas. Muy curiosa la idea de Happiness Brussels.

Descubierto en Publicidad y coches.