¿Te imaginas que por un día el gris de la ciudad se convierte en verde?

Pues quítate los zapatos, sonríe y bienvenido al parque de la felicidad.

La ciudad lituana de Vilnius fue la encargada de albergar este parque efímero que surge de un camión y se sobrepone al cemento y al aburrimiento. Coca Cola se encarga de crear esta zona verde con unas cuentas sorpresitas al más puro estilo de la marca. No estaría mal que lo hiciesen en unas cuantas ciudades más, que ésta es una de esas cosas que a todos nos encantaría vivir.

Happiness park

Visto en Mashable.

Anuncios