Mini sigue en Norteamérica con su campaña Not normal. Como bien predican, se dedican a mostrar a sus coches como una alternativa a la homogeneidad del mercado, tanto en producto como en comunicación. Por esta razón y más allá de las commodities de su mercado buscan que su público se divierta y note la pasión por los coches de una manera emocionante y única.

¿Y qué hay más divertido y emocionante que una montaña rusa?

Esta acción ideada por la agencia canadiense Anomaly consiguió que la marca customizara unos cuantos vehículos y pusiera a sus volantes a especialista en conducción. Diversión sobre ruedas, pero muy por encima de las ruedas.

Mini not normal Mini Not normal

Visto en Great Ads.

Anuncios