Un estudiante alemán ha tirado la casa por la ventana y ha creado este truchazo para Mercedes en el que probablemente se haya dejado todos sus ahorros. Seguramente éste el spot más caro de la historia producido por un no profesional.

Como habéis podido comprobar, la factura de la película es impecable. Y con un invitado de esos que siempre llaman la atención: Adolf Hitler. Esperemos que el chico acabase encontrando trabajo, porque la inversión debió de ser considerable.

Fake spot

Visto en Campaign Brief Asia.

Anuncios