El distrito de St. Pauli en Hamburgo siempre se ha caracterizado por albergar una gran cantidad de espectáculos de todo tipo. Esto hace que sea un destino fijo para los turistas que, para variar, llenan todo con sus botellas y demás desperdicios. ¿Cómo hacer que la gente reciclase todos esos vidrios de botella a la vez que se les sigue ofreciendo una actividad estimulante?

Esta fue la solución de la cerveza Astra.

La marca creo el Astra Bottletheatre: un recinto privado en el interior de una máquina expendedora donde, al tirar las botellas, tenían lugar multitud de espectáculos. Un aliciente para el reciclaje con cierto grado experiencial. Cada hora, un espectáculo diferente. Los espectadores podían mostrar sus sentimientos por la actuación y recibir pases para el “backstage”.

Un interesante modo de fomentar los buenos comportamientos.

Máquina reciclaje Jam in a vending machine

Fuente: Brainstorm9.