Permitidme que cuente una historia. Un conciudadano mío (de Vigo) llamado Suso se fue hace un mes a Kyoto por amor. Se enamoró de una japonesa en Santiago de Compostela y cuando ésta se volvió a su país se quedó destrozado. Por eso decidió vender sus cosas, comprar un billete de ida a Japón y cruzarse medio mundo para estar a su lado. Y al llegar, se dio la gran sorpresa… pero para él, porque la muchacha en cuestión le dejó abandonado porque tenía “otros planes”.

Obviamente el chico se quedó destrozado. Pero todavía se puso peor la cosa cuando una amiga le llamó para decirle que Coca Cola sacaba este verano una edición limitada de Coca Cola Cherry. Compuesto, sin novia y sin Coca Cola Cherry. Su bebida favorita volvía, y él no estaba allí para verlo. Así que la marca de refrescos y él llegaron a un acuerdo.

La compañía aceptó traerle a España de vuelta para que pudiera disfrutar del refresco, pero sólo si conseguía apoyo suficiente a través de las redes sociales. Por eso, el chico está embarcado en una acción bautizada como #vuelvesuso, que será la encargada de traerle de vuelta. De momento ya está en Dubai, pero aún le queda mucho camino por recorrer.

Le podéis ayudar desde www.susovuelvequeseacaba.com. Gran campaña de Coca Cola que promete dar más de un momento inolvidable (y si no, mirad los vídeos del muchacho).

Suso vuelve

Anuncios