Samsung y Swisscom saben que el Galaxy S4 es un blanquecino objeto de deseo para mucha gente. Por ello han realizado una pequeña prueba a unas cuantas personas para ver si se merecen lo suficiente que les regalen el teléfono. Un soporte con un teléfono y unas cámaras incorporadas. La persona que sea capaz de no alejar su vista del móvil durante 60 minutos, gana.

Eso sí, se encargan de hacer alguna que otra putadilla para que el reto no sea sólo cuestión de paciencia. Esta acción en la estación de tren de Zurich ha sido creada por Heimat Berlin y Perfect Fools. Quien algo quiere, algo le cuesta.

All eyes on the S4

Lo he visto en Viralmente.