Dove siempre se ha erigido como la defensora de la belleza real. Tras intentar conciencias a los consumidores de todo el mundo, ahora se ha fijado otro objetivo: los creadores de imágenes para publicidad y moda. Los encargados de transformar la belleza.

Una curiosa manera de hacer llegar el mensaje a un target muy concreto y a través de un soporte que se ha utilizado como herramienta y no como vehículo de comunicación. La idea es de OgilvyOne Toronto. Seguramente no consiga muchos resultados pero es una interesante manera de hacer pensar.

DoveDescubierto en Creative Criminals.