Escuchar música online es algo tan habitual que ni siquiera nos paramos a pensar en como funciona. Es sencillo y os lo voy a explicar con el ejemplo de Spotify. Tú clickas en una canción para escucharla y, cada vez que la escuchas, Spotify es el encargado de pagarle al artista por las escuchas.

Esto viene a cuento porque me han mandado un proyecto muy interesante. En él se aprovecha el modo de funcionamiento de los programas de música online para conseguir dinero para una buena causa. Se llama Listen to help.

Listen to help

En este caso, al no contar con un artista que done su parte del pastel, se ha creado una canción que al ser escuchada en Spotify creará unos royalties. Y esos royalties no son para el músico de turno, sino para Sound Seekers: una asociación de ayuda a personas sordomudas, en especial niños. El único esfuerzo que tiene que hacer el usuario es escuchar una pista que no dura ni un minuto (buscad “Just listen sound seekers“). Sencillito y genial.

La idea parte de dos becarios de BBH: Pepe Borrás y Anders Teigene.

Anuncios