La gracia de disfrazarnos está en parecer otras personas por un rato y cumplir algunas pequeñas fantasías sobre quien nos gustaría ser. La gente de Saatchi & Saatchi Bulgaria ha extrapolado este deseo al mundo de los coches. ¿O acaso si fuésemos una tartana no nos gustaría ser un coche respetado, potente y con clase? Pues con esta guerrilla han convertido todos los coches en Audi.

Un disfraz muy simple para celebrar el pasado Halloween. Curioso, barato y llamativo.

Audi HalloweenVisto en I believe in advertising.