Son muchas las marcas que se han empeñado en mostrar la bondad de la gente. La última en subirse al carro ha sido Kibon (en España conocida como Frigo), que ha intentando reproducir el proceso de la cadena de favores: alguien hace algo por ti esperando que tú hagas algo por otro desconocido y así sucesivamente. Esto ha dado unos resultados que, como mínimo son curiosos.

Esta acción ha sido bautizada como la corriente de la felicidad y los resultados hablan por si mismos. De vez en cuando viene bien encontrar cosas que le ponen a uno la sonrisa en la cara.

Por poner alguna pega, aunque la acción tiene su gracia, me falla que hayan escogido un camino tan transitado. Aún así, esta acción de la agencia brasileña New Content mola.

He encontrado esto en Comunicadores.

Anuncios