La cerveza Andes siempre está buscando maneras de que su público pueda beber cerveza en paz. Basándose en la (falsa) premisa de que las mujeres siempre andan detrás de sus novios para que no beban cerveza, ya han creado multitud de gadgets para conseguir que éstos tengan su momento de “relax cervecil”. Normalmente se da en un contexto social pero, esta vez, lo han trasladado a las casas de sus consumidores.

Una chorrada como un tempano que no deja de tener su gracia y una demostración del compromiso de Andes por toda esa gente que quiere beber tranquila. Divertido como mínimo. Obra de la genial agencia Del Campo Nazca Saatchi & Saatchi.

Lo he visto en Adverblog.