Aunque sea una obviedad, tengo que decirlo: en el terreno de las redes sociales hay determinados personajes que mueven a la gente sólo con su categoría de influencer o de celebridad. Es tontería decir casos concretos porque todos conocéis cientos. Y no está nada mal que algunos de ellos utilicen esa influencia para buenas causas o, por lo menos, eso han pensado en Brasil. Obviamente desde aquí no puedo menos que estar de acuerdo.

Ogilvy Brasil ha realizado una acción para el Grupo de Apoio ao Adolescente e à Criança com Câncer (Grupo de Apoyo a Adolescentes y Niños con Cáncer) sencilla, pero en cuya simplicidad reside su efectividad. Lo único que hicieron fue pedir, por boca de diez niños enfermos, que les prestasen sus perfiles para dar un poco de visibilidad a su problema y concienciar un poquito. Dicho y hecho. Famosos como Neymar, Kaká o Ronaldo accedieron gustosos a ceder un poco de su fama a estos niños. No sólo eso, sino que se unieron espontáneamente otras celebrities de fuera del país carioca, como Mike Tyson o David Copperfield entre otros.

Obviamente, gracias a la visibilidad que obtuvieron estos niños, los resultados son espectaculares: las donaciones crecieron en un ¡4670%! Alucinante. Un trabajo de esos para restregar en la cara a todos esos ignorantes que creen que la publicidad es el mal supremo.

Visto en Comunicadores.