En Corea del Sur, los propietarios de Emart querían aumentar las ventas a la hora de la comida. Debido a las rutinas productivas del país, era una hora que tenían muerta y no se consumía. Así que la agencia Cheil ideó una promoción para esas horas. Y, de paso, una manera original para activarla.

Un código QR que sólo se activaba entre la 1 y las 2 de la tarde debido a la posición del sol. Así, el gran público podía acceder a las ofertas y comprar directamente desde sus smartphones. Las compras se enviarían directamente a sus casos. Es la primera vez que veo mezclar lo online… con lo solar. Muy interesante.

Anuncios