O bueno, para ser más cercanos a la realidad, regala “felicidad” a cambio de abrazos. La última vuelta de tuerca del concepto de Coca Cola es esta.

La enésima máquina de Coca Cola, esta vez en Singapur. Como siempre, tiene su toque experiencial, humano y curioso. Realizada para variar por Ogilvy & Mather.