Los publicitarios estamos en constante evolución. Ya no vale con hacer publicidad tal y como se entiende la palabra. Muchas veces nos tenemos que enfundar el mono de “ingenieros” e idear productos que puedan ayudar a las marcas y a las personas. Los propios productos comunican tanto como lo hace la publicidad y además consiguen aportar algo extra al consumidor. Todos salen ganando: la gente consigue objetos útiles y la marca potencia que su público viva la marca.

Hace ya tiempo que en varios países se han puesto en marcha diversas campañas para acabar con las bolsas de plástico de los supermercados. En Dubai en concreto se pretende que desaparezcan allá por el 2013. Para ayudar a que se cumpla este propósito, la marca de detergentes Tide ha ideado unas bolsas sostenibles que no sólo valen para hacer la compra, sino que poseen valor añadido.

Parecerá una chorrada, pero está bien pensado. Una bolsa reutilizable donde además puedes apuntar tu lista de la compra. ¡Si hasta queda chulo! Además, quedan como nuevas con un simple lavado (con Tide, claro). Un producto sencillo, ecológico, útil y curioso, de esos que pueden acompañarte en tu día a día durante mucho tiempo. Al fin y al cabo, si es útil para el público es útil para la marca.

La bolsa ja sido creada por Leo Burnett Dubai.